Buscar trabajo es una carrera de fondo en donde quien llega a la meta es el candidato que tiene la capacidad de levantarse una y mil veces después de una caída. En AgioGlobal sabemos que la sensación de haber llegado al final en varios proceso de selección quedando a las puertas del anhelado empleo es muy actual (por la alta competencia) y muy frustrante al mismo tiempo.
 

¿Cómo evitar el síndrome del eterno finalista?

 
 

Cambia tu perspectiva

 
Cambia tu perspectiva. En vez de pensar que te has quedado a las puertas, lo que refleja una lectura negativa de los hechos, piensa en todo el proceso que has superado y en todo el aprendizaje que tienes a tus espaldas. Solo se aprende a hacer bien entrevistas de trabajo a través de la experiencia.
Analiza cuáles son tus posibles aciertos para mantenerlos y profundiza también, en cuáles son tus posibles errores para corregirlos.
Ten humildad
 
Que seas un candidato con una formación excelente no significa que seas el mejor para ese puesto. Existen otras muchas cualidades que a nivel de inteligencia emocional se valoran dentro de una empresa. En AgioGlobal siempre apostamos por valores como la humildad, compañerismo, espíritu proactivo o comunicación asertiva, que muchas veces pueden llegar a tener el mismo valor que los aspectos formativos. No des nada por supuesto y no infravalores a tus rivales.
Cómo afrontar la última entrevista
 
La empresa en cuestión suele informar al candidato sobre la fase en la que se encuentra dentro del proceso de selección. En una última entrevista tienes que prepararte a conciencia y darlo todo. Descansa muy bien la noche anterior. No hagas preguntas más allá de aquello que de verdad tiene que ver contigo y con tu situación. Por ejemplo, no te intereses por saber cuántas personas están en tu misma fase. Céntrate en ti, sé tú mismo. Responde a las preguntas con naturalidad encontrando el equilibrio para no dar respuestas ni muy generales, ni demasaido concretas (evita los monosílabos).
 
Fuente: empresariados.com