Los Técnicos de selección de AgioGlobal reciben a diario candidatos en busca de ser la persona ideal para un determinado puesto. Talento no es lo que suele faltar, pero en muchas ocasiones, tal vez generado por el nerviosismo típico de una entrevista, los candidatos cometen ciertos erroes relaciones con la comunicación corporal, que se pueden evitar fácilmente y que la otra parte tiene muy en cuenta.

El lenguaje corporal es muy importante porque a través de tu actitud, tu postura física y tu modo de vestir, logras transmitir un mensaje concreto a los demás. Un pequeño gesto puede arruinar el éxito final en la entrevista.  A continuación, os damos algunas claves a tener en cuenta:

At a job interview

Respeta el espacio personal del seleccionador

La proximidad física puede resultar muy invasiva, especialmente, cuando dos personas no se conocen demasiado. Mantén una distancia de seguridad con el otro para evitar que se sienta incómodo.

 

El apretón de manos débil

En una entrevista de trabajo nunca debes saludar al seleccionador de recursos humanos con dos besos sino con un apretón de manos que es más propio del contexto laboral. En ese caso, evita mostrarte tímido en ese gesto, por ello, mira a los ojos de tu interlocutor, sonríe y aprieta su mano con convicción y no con debilidad.

Jugar con tu estilismo

En una entrevista de trabajo tienes que centrarte en la conversación y evitar distracciones. Por ello, evita a ponerte a girar tu alianza, tampoco consultes tu reloj, no juguetees con tu pelo… De hecho, lo más importante es elegir un look neutro que no te robe protagonismo a ti y optar por la sencillez de no ir recargado en complementos.

Del mismo modo, las mujeres que utilicen foulard en una entrevista de trabajo tienen que quitárselo antes de sentarse. Tener el cuello tapado transmite sensación de poca transparencia.

Reír a carcajadas

En una entrevista de trabajo es tan negativo no sonreír puesto que te hace parecer enfadado con el mundo, como reír a carcajadas ya que refleja una sensación de que te tomas las cosas poco en serio. Busca el equilibrio y la armonía de ser tú mismo siendo consciente de que estás en un contexto profesional.