A la dificl tarea que supone una entrevista de trabajo, y que puede contener preguntas tan complicadas como las que comentamos en nuestra primera serie, se suman otros aspectos que los reclutadores tienen también muy en cuenta a la hora de realizar su selección, como la inteligencia emocional o el lenguaje no verbal.

Nuestros expertos de AgioGlobal, tras décadas realizando entrevistas de trabajo tienen anécdotas dignas de ser contadas. Con ellas, elaboramos una lista de reglas básicas para enfrentarse con éxito a una entrevista.
1.- Normas de obligado cumplimiento
Debes saludar con firmeza, vestir correctamente e ir aseado, aunque no debes usar perfumes fuertes. No hagas como aquel aspirante a un puesto de albañil que se presentó a la entrevista de trabajo perfumado y con traje y corbata.
En otra ocasión, un candidato llegó con la camisa blanca manchada de sangre, lo que dejó atónito al seleccionador. El motivo, que no había tenido tiempo de afeitarse y lo hizo en el coche, con una cuchilla y en seco. Se había dejado la cara como un trapo y la camisa, para la lavandería.
2.- Llegar a tiempo es crucial
Programar bien la hora de la entrevista, así como la ruta y el transporte elegido es muy importante. Si hay algo que genera una pésima impresión es la falta de puntualidad.
A veces, los candidatos llegan corriendo y entran con la cara roja y sudando en la entrevista por no haber sido los suficientemente previsores. Es un fallo tan tonto como fácil de evitar, que a buen seguro supondrá el descarte inmediato del aspirante.

3.- Humildad y sentido común

Durante la charla con el entrevistador, conviene también ser humilde, nunca hay que confundir los papeles. Por ejemplo, una candidata quería darle la vuelta a la tortilla y no dejaba de preguntarle al reclutador por su opinión, su situación personal o si tenía buena relación con sus compañeros. Incluso cuando el entrevistador le preguntó si había estado en el extranjero, le respondió: “Yo no, ¿y tú?”
Mayor sorpresa se llevó en otra ocasión una reclutadora cuando, revisando un currículum, el correo de la candidata era gatitasexy69@…
4.- Tú no eres ni más ni menos que nadie
Sorprendente fue también una entrevista realizada por una reclutadora de AgioGlobal, porque la entrevistada se puso a llorar desconsoladamente, quejándose entre balbuceos de que nunca conseguía un empleo por estar gorda. La entrevistadora recondujo la situación asegurando a la candidata que ellos no elegían a las personas por la talla de ropa, sino por sus cualidades laborales. Al final, la aspirante se calmó, agradeció la amabilidad de la entrevistadora e hizo una muy buena entrevista.
Las minusvalías no deben suponer una barrera si se demuestra interés. En una ocasión, explica uno de los seleccionadores de AgioGlobal, se presentó a una entrevista una persona con hipoacusia total, es decir, falta de capacidad auditiva. En la entrevista finalmente participaron dos reclutadores. Uno formulaba las preguntas esmerándose en la pronunciación, a fin de que el candidato pudiera comprender la pregunta leyendo los labios, mientras el otro transcribía las preguntas para que quedara claro el enunciado. Puesto que la experiencia del candidato era suficiente para las tareas que tendría que desarrollar, se trataba de saber hasta qué punto era hábil para comunicarse y trabajar en equipo. El esfuerzo al final tuvo su recompensa.
5.- Prohibido puentear al reclutador
En una ocasión, uno de los seleccionadores de AgioGlobal terminó una entrevista con un candidato de forma satisfactoria, pero fue interrogado por el aspirante porque deseaba conocer el nombre del cliente. El entrevistador le explicó que no era posible por razones de confidencialidad, pero esta respuesta no convenció al entrevistado, que investigó, localizó a la empresa en cuestión y se puso en contacto con ella directamente para saltarse el proceso y ofrecer sus servicios.
Además, acusó a la consultora de tratarle de forma deshumanizada e irreverente en la entrevista de trabajo. En la empresa tomaron sus datos y se pusieron en contacto con la consultora, con la que lleva trabajando más de diez años, para conocer lo sucedido. Al comprobar el comportamiento agresivo y poco ético del candidato, la empresa decidió descartarlo de inmediato. En este caso la moraleja es sencilla: si no respetas las reglas del juego en un proceso de selección, tampoco serás de fiar para la empresa que te quiere contratar. Tu reputación, lealtad y fiabilidad deben ser intachables.
6. – Papá y mamá no buscan trabajo
En más de una ocasión ha habido candidatos que se han presentado a la entrevista de trabajo en compañía de sus padres. Esa actitud, que podría ser considerada relativamente normal cuando el aspirante es muy joven e inexperto, en el resto de ocasiones el acompañante debe quedarse siempre al margen de la entrevista y, si es posible, incluso no dejarse ver.
Algunos reclutadores de AgioGlobal han entrevistado a aspirantes con más de 25 años que se han presentado flanqueados por uno de sus padres o incluso por los dos. En estos casos, el fracaso está asegurado. Esa actitud implica falta de seguridad en uno mismo, iniciativa, confianza y seguridad, es decir todos aquellos defectos que se descartan de plano en un futuro empleado, por muy joven que sea.
Impactos: